HISTORIA DE UNA MALETA

February 24, 2017

 

 

Cuando eres pequeño, tu imaginación brota por cada poro, dejándola salir a la luz con cada nueva experiencia. Pero llega un momento en la vida en la que necesitas ese pequeño empujón que te ayude a devolverte a la infancia. Ese pequeño empujón es la maleta en la cual tenemos dos preciosas propuestas de proyecto, a cada cual más divertido y emocionante. Ambas nos llegan de la mano de Bea, de Pequeña productora de ideas, que nos va a acompañar en este magnífico Reto TMP de Valnalón.

 

¿Os imagináis elegir entre un helado de fresa y otro de chocolate? Difícil ¿verdad? Pues eso mismo nos ha pasado a nosotros con las dos ideas que llevamos en la maleta.

¿Crear instrumentos de maquillaje para hacerle la vida más fácil a gente con dificultades? o ¿Darle una segunda oportunidad a un espacio desaprovechado? Aquí empezó nuestro viaje de nuevo a la infancia. A exprimirnos la cabeza como si tuviésemos en nuestras manos de nuevo esa tiza para pintar en el suelo. Pero esta vez, decidimos, que había que dejar de lado las tizas y ponerse seriamente a pensar en nuestras posibilidades y en el fantástico entorno que teníamos a nuestro alrededor. Decidimos que lo que más nos gustaba de esas dos ideas era volver a ser niños y redescubrir esos pequeños rincones en los que te escondías con 7 años y te hacían tener el corazón a mil por hora. Así que con nuestra maleta a cuestas llena de ilusión, imaginación y ganas decidimos darle esa segunda oportunidad a algún lugar cercano desaprovechado.

 

Y en este punto, ¿Aun no te hemos transmitido la emoción que sentimos como ese niño de 7 años que lleva un rato escondido? No te preocupes, síguenos en este fantástico proyecto y te contagiaremos nuestra ilusión y nuestras ganas de volver a crear como niños con esta nueva experiencia.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now